Desarrollar una Promoción en Régimen de Comunidad de Propietarios tiene su base en la figura jurídica de la COMUNIDAD DE BIENES que regula el Código Civil, en los artículos 392 al 406.

 

Puede considerarse la Comunidad de Propietarios como una subespecie dentro de la categoría más amplia de la COMUNIDAD DE BIENES.

 

En dichos artículos del Código Civil, se dice que existe una COMUNIDAD DE BIENES cuando la Propiedad de una cosa o de un derecho pertenece pro indiviso a varias personas, las cuales se denominan co-participes o co-propietarios.

 

Aplicando dicho concepto al desarrollo de las Comunidades de Propietarios en construcción, varias personas (futuros Comuneros) se unen para hacer una COMUNIDAD DE BIENES con sus propias normas de funcionamiento plasmadas en sus Estatutos, con objeto de promover la construcción de una Promoción acogiéndose a dicho régimen.

 

El objeto fundamental de cada Comunidad es la adquisición de un suelo para construir entre todos el conjunto residencial, las viviendas de cada uno en particular y los elementos comunes inherentes del edificio.